Entradas

,

Estudio Antropométrico; ¿Por qué deberíamos hacernos uno?

Con una báscula convencional podemos saber cuál es nuestro peso, pero no podemos conocer los factores que influyen en este. Al subirse a una báscula dos personas pueden tener el mismo peso, sin embargo, su composición corporal puede ser muy diferente. Puede ocurrir que uno de esos dos individuos tenga un mayor porcentaje de grasa y el otro una mayor cantidad de masa muscular, o podría suceder que uno de ellos retenga líquidos y el otro no. Lo más importante no es cuanto pesamos, sino como está repartido el peso y para esto empleamos la antropometría.

La antropometría ISAK es una metodología acreditada y estandarizada para evaluar la composición corporal de una manera fiable y precisa. Para realizar esta técnica Tomamos las medidas del cuerpo humano colocando a la persona en una posición fija, midiendo entre puntos anatómicos específicos. Analizamos alturas, longitudes del esqueleto, diámetros, perímetros y pliegues cutáneos.

¿Por qué deberíamos pasar por un estudio antropométrico?

Cualquiera podría hacer un estudio antropométrico y no sería una locura. Cuanto más sepamos sobre nuestro cuerpo, más sencillo será tener una tabla de ejercicios que se ajuste a nuestras necesidades, y mantener una alimentación sana y equilibrada.

Por otro lado, para los deportistas, ya sean amateur o profesionales, es algo realmente útil. La antropometría es el método más utilizado en el deporte profesional para medir la composición corporal de una manera frecuente y accesible a los deportistas.

Hacer un estudio antropométrico te permite:

  • Conocer cuál es tu masa grasa, muscular y esquelética, y la localización de la misma.
  • Medir diferentes parámetros musculo-esqueléticos y analizar si es una ventaja o no para el rendimiento deportivo.
  • Identificar tu somatotipo.
  • Ajustar tu alimentación con vistas a mejorar el rendimiento.

Para todos aquellos que realizan actividad deportiva a menudo es importante tener controlados aspectos que pueden afectar al rendimiento. Conocer nuestro cuerpo nos puede ayudar no solo a mejorar el rendimiento, sino a disfrutar más de la práctica deportiva y a evitar lesiones.

A través de este estudio podrás conocer los cambios de tu composición corporal de una manera completa y fiable ¡Llámanos y pregunta! Realiza tu estudio antropométrico con Sannus Clinic.

Rotura fibrilar o desgarro muscular

La rotura de fibras o desgarro muscular es una lesión que se produce tras un traumatismo o más frecuentemente tras un movimiento o esfuerzo brusco de la musculatura. El paciente suele referir una sensación de haber recibido una “pedrada” y suele ir acompañada de dolor agudo localizable y hematoma (en algunos casos) en la región o en las zonas próximas a la lesión.

Es una lesión frecuente en deportes explosivos, sobre todo en miembros inferiores, que requieren de cambios bruscos, aceleraciones o frenadas precisas como el fútbol, baloncesto, atletismo, tenis, pádel etc. También puede ocurrir en actividades de la vida diaria como un tropiezo o una pequeña carrera o sprint (para coger el autobús por ejemplo) en personas que no están entrenadas.

Normalmente este tipo de lesiones suele ir directamente relacionadas con el nivel de entrenamiento, y el grado de dificultad del movimiento que ha realizado la persona para lesionarse. Cuanto menos entrenada esté, más fácil es sufrir una rotura de fibras si se realiza un movimiento brusco o inesperado.

Es importante una buena evaluación tras el inicio de los síntomas, siendo la ecografía un buen método de diagnóstico para valorar el alcance de la lesión y poder programar así un tratamiento de fisioterapia y readaptación adecuado a cada caso. La utilización de técnicas invasivas como la electrolisis y las técnicas más convencionales como el láser, la diatermia o el ejercicios físico, serán muy importantes en el proceso de recuperación para además de volver a conseguir un buen rendimiento del músculo dañado, evitar nuevas roturas en la misma musculatura.

Es fundamental realizar un tratamiento adecuado cuanto antes, ya que si no pueden surgir complicaciones como fibrosis que dificultarán la vuelta a la práctica deportiva deseada.